SOLICITUD DE MEDIACIÓN

Si aún te has quedado con dudas sobre qué es una mediación, es tan sencillo como volver aquí o preguntarme en este sitio.

Es tu opción si: crees que tu problema se solucionaría hablando y razonando las cosas. Seguramente la otra parte también lo crea así, pero termináis discutiendo a la mínima.

Tu problema persiste una vez. Y otra. Y otra. Te produce una incomodidad tan grande que o decides seguir pasándolo por alto o te planteas buscarte un abogado.

En qué consiste:

1º.- Contactamos. ¿Cómo?

  • Las dos partes estáis de acuerdo en hacer una mediación. Oye, esto es perfecto, os lleváis a matar pero al menos queréis arreglarlo de alguna forma.
  • La solicitas por tu voluntad. No sabes si querrá la otra parte ya que no habláis. En ese caso el procedimiento es el mismo: me lo comunicas y yo me encargo de informarle de lo que se está perdiendo.

2º.- Fijamos calendario de sesiones.

3º.- Habláis, acordáis, no acordáis, lo que surja.

Cómo funcionan las sesiones: se dice que cada maestrillo tiene su librillo.

Me gusta empezar conociendo las versiones de las partes. Por eso hablo en privado con cada uno.

En otra sesión nos juntamos y se ponen los problemas en común. Se busca la mayor comodidad posible para que se pueda hablar sin estar cohibido, esa es la intención.

Cuántas sesiones son necesarias:

Dónde se hacen las sesiones:

  • Por regla general, en Ciudad Real. Se presta en la dirección del despacho, en calle Toledo nº8. Ideal si sois de Ciudad Real o alrededores, o no os suponga un inconveniente el desplazamiento.
  • Si estáis familiarizados con las nuevas tecnologías, las primeras conversaciones pueden ser por Skype, y reunirnos después. Ahorramos algunos costes.
  • Si sois de fuera y queréis tener la mediación completa en físico, se fijarían las sesiones determinados días en vuestra localidad.

Las sesiones realizadas fuera se verán incrementadas con un coste adicional que comprenda el desplazamiento y el alquiler de una sala apropiada.

Te costará: